https://static.americadigital.com/wp-content/uploads/2020/06/america-digital-sexo-y-coronavirus-recomiendan-uso-mascarillas-intimidad-freepik-1140x570.jpg
noviembre 27, 2020

La humanidad entera sigue enfrentando una de las pandemias más letales de la historia. El COVID-19 ha demostrado que nada está a salvo, aun con los mejores recursos o innovaciones tecnológicas.

Todos de alguna forma continuamos expuestos a un virus que de alguna forma siempre termina por sorprendernos. Para algunos ha sido sencillo de superar, pero para muchos otros ha sido una tortura poderlo superar.

Si de algo estamos seguros es que son muchos los cambios que se presentaron a nivel mundial. La economía y la sociedad cambiaron patrones de conducta de manera permanente.

Pueden tratarse en algunos casos de cambios que nos llevan a avanzar y superar nuevas transformaciones, pero no con todos puede ser igual.

Trabajar Desde Casa, La Nueva Normalidad, Coronavirus

¿Cuánto tiempo puede pasar para volver a la normalidad?

Para ser honestos, esta sigue siendo una respuesta incierta. Mientras no haya tratamientos estables o vacunas 100% disponibles, no existe forma de volver a la normalidad. Las rutinas cambian y eso es un hecho.

Pese a que ya se encuentren vacunas temporales, seguimos expuestos. Ciertamente se ha demostrado que no existe población inmune ante el coronavirus y pueden existir esfuerzos para contenerlo, pero todos han sido en vano.

Posibles expectativas determinan que puede existir un proceso de normalización para mediados del 2021, esto debido a la incorporación de vacunas aprobadas que permitan la inmunización de gran parte de la población mundial.

La economía mundial ya no será igual

Uno de los cambios más severos que nos ha dejado la pandemia es el sistema de comercio a nivel mundial. Hemos sido testigos de grandes cierres empresariales y un gran alcance en desempleo.

A pesar de ello, la tecnología hizo presencia para ayudar a mejorar las estrategias de comercio en el mundo. Es interesante como el incremento del comercio electrónico, el uso de las redes sociales, páginas web y tiendas online fue vital para subsistir.

Productos y servicios de uso cotidiano eran realizados o llevados directo a los hogares. El teletrabajo se ha convertido en una nueva modalidad de generar ingresos.

Las grandes empresas observaron un increíble ahorro de dinero en la modalidad de tener sus empleados activos trabajando desde casa. Y la competencia en el comercio electrónico se hizo considerable.

Las ventas quedaron aptas para los más hábiles y creativos, la transformación a la era digital es la solución más viable ahora y mañana también.

¿Qué sucederá con el sector turismo?

Definitivamente, uno de los sectores más afectados por la pandemia. El turismo ha caído de una forma inigualable. Las condiciones de viajes, alojamientos o visitas a grandes paraísos se han mantenido bajo cautela en el presente año.

Los países han buscado la forma de reafirmar las posibilidades de abrir el turismo bajo medidas de seguridad. Pero con un virus que es tan rápido en propagación, las consecuencias han sido considerables.

Seguramente, faltará mucho para volver a la normalidad en cuanto al sector turismo, sin embargo, muchas empresas hoteleras en conjunto a grandes aerolíneas han tomado medidas de seguridad para reactivar sus servicios.

Por lo general, las medidas a tomar serán más radicales para la población viajera. La higienización y alimentación serán prioritarias en el nuevo crecimiento del turismo. Aún así, pasarán años para que el turismo regrese a la normalidad.

¿Qué sucederá con el sector de la salud?

Si hay algo seguro después de esta pandemia, es que las prioridades se mostraron con la emergencia sanitaria, como es indispensable contar con las medidas necesarias para afrontar este tipo de circunstancias.

El COVID-19 no es la primera pandemia, y ciertamente no será la última. Sin embargo, los avances tecnológicos y la comunicación se hicieron cargo de mostrar la gravedad del sector salud en muchos países del mundo.

El confinamiento no fue suficiente para detener la cantidad de pacientes que día a día ingresaban en los hospitales, clínicas o centros médicos de atención. Ni aun las medidas más progresivas fueron suficientes para atender a toda la población.

Vimos claramente cómo se habilitaron diferentes espacios para la atención médica necesaria. Pero esto no es todo, la falta de infraestructuras en países con bajos recursos se hizo notar de inmediato.

Para una pandemia como esta, contar con equipos como camillas, respiradores, trajes para médicos y enfermeras, mascarillas, entre otras cosas, era obligatorio y una prioridad.

El sector sanitario nunca había sido visto de una manera tan importante e imprescindible como ahora. Todas las miradas se fijaron en grandes inversiones, cambios políticos y gubernamentales que conviertan la salud en “seguridad nacional”.

La educación adopta nuevas estrategias de aprendizaje

El sistema de educación mundial cambió, y trajo consigo modernizaciones digitales. Aunque no en todos los países se ha esperado el mismo resultado. La educación tomó medidas para continuar con su sistema de aprendizaje.

Una de las razones más comunes del cierre de las escuelas fue la aglomeración de muchas personas en un solo lugar. En febrero del presente año, fueron muchas las escuelas secundarias que cerraron sus puertas ante la propagación del virus.

Por el momento no estaban definidas las medidas que se utilizarían para mantener la línea de aprendizaje activa y, de esta forma, evitar retroceder en la educación. Si bien es cierto que la tecnología hizo presencia, sabemos que este no es un beneficio de todos.

Los estudiantes de bajos recursos o aun las instituciones de poblaciones económicamente afectadas, quedaron fuera de este proceso. Vimos cómo se hicieron incansables esfuerzos por parte de los docentes, educadores o profesores.

Sin embargo, en los sectores donde sí se comprendía el uso de la tecnología para continuo aprendizaje, aprendimos cómo el uso de las videollamadas sirve de manera perfecta en el control de la educación a distancia.

¿Volverá la educación a la normalidad?

Por supuesto que sí. En algunos casos los deberes eran enviados por medio de grupos realizados a través de las redes sociales, y por ese medio se denotaba el estatus del alumno.

Se aprendió que se pueden unir los avances tecnológicos y uso de sus beneficios a favor de la educación, que los sectores más populares necesitan de apoyo y orientación a nivel educativo.

Los cambios serán lentos pero progresivos. Sin embargo, será necesario renovar las estrategias de aprendizaje teniendo en cuenta los resultados obtenidos con los acontecimientos vividos en la pandemia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *